Una japonesa muy especial

Después de un pequeño parón volvemos a la carga. Tenía muchas ganas de presentaros estas fotos pero como fueron un encargo de los Reyes Magos, he tenido que esperar para no desvelar la sorpresa.

Hacer fotos a Nadia siempre es un reto. Espontánea, fresca, alegre y muchas veces imprevisible. Vive en continuo movimiento, “hacer la estatua” para ella es adoptar posturas imposibles y su pasatiempo favorito es correr y saltar encima del fondo que pongo para hacer fotos. Con estos datos os podéis imaginar como fue la sesión, intensa pero muy divertida.

Los reportajes a niños son complicados, suponen un desafío. Hay niños que les vence la timidez y otros que son torbellinos. Es difícil que mantengan una postura o simplemente que sonrían a la cámara. Lo mejor es aprovechar su espontaneidad, plantearlo como un juego, dejarles que se comporten como ellos son y fotografiarles con naturalidad. Los grandes aliados, sus padres, que serán capaces de sacarles una sonrisa o conseguir que cambien de actividad.

Para iluminar estas fotografías he usado un flash de mano (Yongnuo 560III) excepto en las dos ultimas, en las que usé otro con una gelatina de color para teñir el fondo blanco. En las cinco primeras imágenes, el flash está suavizado mediante un paraguas Westcott convertible, disparando a través de él salvo en la imagen de Nadia andando y en las dos ultimas, en la que lo utilice en modo reflector para dirigir un poco la luz y no proyectar tanta hacia el fondo. La imagen de fondo gris esta iluminada con un softbox Westcott de 70×70.

_P5B7710_P5B7702b

_P5B7646

_P5B7673b

_P5B8091b

 

 

 

 

 

3 Responses to “Una japonesa muy especial”

  1. Carmen

    ¡Cada vez mejor!. LAS QUIERO TODASSSS. Bueno en realidad tengo ya dos presidiendo la casa. Me las trajeron los “Reyes Magos”.
    Este fotógrafo tiene una mirada que logra conectar con el mejor momento de la modelo.

    Responder

Leave a Reply